TERCERA EDAD DESDE LA MIRADA SIST√ČMICA

Fecha

Tercera edad, vejez, senectud, adulto mayor o a√Īos dorados, son expresiones usadas por las personas para referirse en forma poco agradable a una etapa de la vida que marca la culminaci√≥n del desarrollo del ser humano.¬†
A muchos causa temor hablar de la Tercera Edad, porque por lo general, las conversaciones sobre el tema se centran en los aspectos negativos de esos a√Īos,¬† s√≥lo resaltando las enfermedades y los achaques “propios de la edad”.¬†
No es de extra√Īar tal reserva respecto a la vejez,¬† porque lo¬† que priva a trav√©s de los medios de comunicaci√≥n y redes sociales, es el culto a la juventud, a la belleza.
En contraste los mensajes dirigidos a las personas mayores son para promocionar medicamentos,  artículos sobre cuidados médicos, dolencias etc.
Tales relatos hacen percibir que¬† enfermedades, achaques, improductividad, discapacidad es lo normal en √©stas d√©cadas de la existencia del ser humano, lo que deriva en una percepci√≥n errada, pues al revisar la historia contempor√°nea, en lo que respecta al √°mbito de crecimiento personal y auto ayuda, nos encontramos con Bert Hellinger (+), creador de las Constelaciones Familiares y Louise Hay, autora de muchos libros, entre estos, “Usted puede sanar su vida”. Ambos desarrollaron intensa actividad despu√©s de los noventa a√Īos.¬†¬†
Los aspectos se√Īalados son indicativos, que con frecuencia el tema de la tercera edad es excluido, ¬°ni siquiera se habla del mismo!¬† pues est√° relacionado con enfermedad, falta de belleza, debilidad y hasta con la muerte,¬† obviando la otra cara de la moneda.
Al ver la otra cara de la moneda observamos que la tercera edad es una etapa privilegiada por los a√Īos vividos, los caminos andados, la experiencia acumulada, los conocimientos adquiridos, el aporte a la familia y a la sociedad.
En este punto del camino destaca el Ser, sea hombre o mujer, que forma parte de las filas de la Tercera Edad.
En este sentido es v√°lido mirar la Tercera edad siguiendo los principios de las √ďrdenes del Amor, de Bert Hellinger, reconociendo que esta etapa pertenece al ciclo evolutivo de la vida y¬† jer√°rquicamente es la √ļltima etapa de la existencia del ser humano, salvo que por circunstancias¬† se deje este plano terrenal antes de alcanzar la edad referida.
La invitaci√≥n es dar el lugar correspondiente a √©sta etapa. Mirarla con cari√Īo y esperarla como se espera a la adolescencia, a la adultez; como se esperan a los hijos, a los nietos o a cualquier persona o situaci√≥n que inspire amor y despierte los sue√Īos como preparaci√≥n para la llegada de la Tercera Edad.¬†
Es el momento de revisar el Ser que somos y responder las preguntas, ¬Ņqui√©n soy?, ¬Ņqui√©n he sido? ¬Ņqui√©n quiero ser, ¬Ņc√≥mo me veo en los a√Īos dorados? .
Y, en relaci√≥n a esa visi√≥n, empezar a crear esos sue√Īos a nivel de pensamiento y emoci√≥n para convertirlos en realidad tangible en tiempo y espacio, que esa mirada inclusiva y amorosa se inicie en nosotros mismos.
Mirar la Tercera Edad desde otra perspectiva abre la puerta al equilibrio entre el dar y el recibir, logrando que el Ser ocupe el lugar que le corresponde no solo de palabras sino con acciones; comenzando en la familia,
rescatando el respeto y consideraci√≥n hacia las personas mayores para recibir el justo reconocimiento de los otros en cualquiera de los √°mbitos en los que se encuentren o desempe√Ī√©n los hombres y mujeres de la Tercera Edad.

Lic. Olivia Brazón Arroyo
Trabajadora Social
Terape√ļta Sist√©mico en Constelaci√≥n Familiar.
Instagram: Oliviabrazonarro

M√°s
Artículos

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación. We are committed to protecting your privacy and ensuring your data is handled in compliance with the General Data Protection Regulation (GDPR).