• Lunes - Viernes: 8:00- 18:00. GTM+2
  • (58) 4142755433 VEN.  (34) 696766530 ESP.
  • info@almaraices.com

¡Síguenos!:

Mi experiencia en constelaciones familiares

Mi experiencia en constelaciones familiares

Imprimir Email

Todas las relaciones humanas comienzan con la madre. La mayoría de los problemas que enfrentamos derivan de no tomar a nuestra madre tal y como es. La primera alegría en la vida para hombres y mujeres es mirar los ojos de su madre. Esta alegría primaria permanecerá en el tiempo aun cuando ya adultos nos separemos de ella.

Nuestra madre será la que nos relacione con nuestro padre por lo que el padre viene después de la madre. A pesar de la primacía de la madre según la teoría de las Constelaciones Familiares la honra a la madre y al padre y aceptarlos tal y como son es fundamental para allanar el camino de nuestra vida.

De este y otros tema hablo Bert Hellinger en una entrevista realizada por Gabriele Ten Hovel, publicada por Luis Ángel Díaz, en la página Web Constelaciones Familiares y Memoria Celular.

Pregunta Gabriele Ten Hovel: Cuando usted habla de tomar al padre y a la madre para ser feliz, ¿a qué se refiere con eso? ¿A quién exactamente debo tomar? ¿A la madre que me abandonó, al padre que golpea a la madre? ¿A la  alcohólica descuidada, que jamás se ocupó de su hija. ¿A quién debo tomar? ¿A la madre ideal, tal como podría ser? ¿A aquella faceta de la madre que viví como bella y nutriente?

Respuesta de Bert Hellinger: Yo tomo a la madre y al padre como personas – esta es una importante diferenciación; no tomo lo que me dan o me niegan. Esto aquí no interesa. Es a la persona a la que yo estoy tomando. Tomando a la persona, tendré su plenitud en mí.

Pregunta: ¿No es esta una idealización  de lo maternal y lo paternal?

Respuesta: Yo afirmo que en el 80 % de las personas que asisten a constelaciones está perturbado el vínculo con los padres y que la terapia propiamente hecha, une a los hijos con sus padres.

Pregunta: ¿Qué sucede si no se logra esta unión?

Respuesta: Que la persona está perdida y tampoco podrá sostener ninguna relación duradera.

Pregunta: La mayoría de las personas se lamentan todo lo que de pequeños se han perdido y no han podido obtener. Hasta llegan a amargarse. ¿Qué consecuencias puede tener esto?

Respuesta: Todo lo que yo lamento, lo estoy excluyendo. Todo lo que acuso, lo estoy excluyendo. A cada persona que despierta mi enojo, la estoy excluyendo. Cada situación en la que me siento culpable, la estoy excluyendo. Y yo estoy empobrecido cada vez más.

El camino inverso sería: Todo lo que yo lamento, lo miro y digo: Sí, así fue y lo incorporo en mí con todo el desafío que representa para mí. Yo digo: Haré algo contigo. Ahora te tomo como una fuente de fuerza, sea como fuere.

(0 votos)

Más en esta categoría: Constelaciones Familiares »
Presiona enter para buscar.
Presiona enter para buscar.